Seleccionar página

Sharing is caring!

Viajar no es llegar a un lugar, es abrir un camino, es salir de tu zona de confort y principalmente conocer personas con quien puedas compartir momentos que recordaras toda tu vida.

Hola nuevamente y bienvenid@ a otra historia y a un nuevo destino, antes de que empieces a leer este momento de mi vida te recomiendo pasar por mis anteriores anécdotas, dicho esto es tiempo de que te des una oportunidad de conocer a gente de todo el mundo. El simple hecho de conocer a alguien nuevo te genera nuevas expectativas, no solo de cómo te vas a comportar frente a esa persona sino de cuál va a ser esa primera impresión, de qué van a hablar, te genera mucha más curiosidad y también tienes esa sensación de suspenso y sorpresa porque es la primera vez que conoces a esa persona y no sabes que esperar, tal vez se convierta en tu mejor amig@ o simplemente se convierta en otro conocido más. Pero si te digo que todos eso que ocurre al conocer a alguien de tu misma nacionalidad, el hecho de conocer a alguien que tiene otras costumbres y que no habla tu mismo idioma es una sensación muuuuy diferente. Como les había mencionado previamente, mi escuela era bilingüe y la mayoría de clases nos impartían en ingles, eso también continuo en el colegio solo que el nivel fue incrementando un poco más. Se realizaban intercambios interculturales, cuando llegabas a quinto y sexto curso antes de culminar con los estudios de bachillerato, recuerdo que la primera en vivir ese tipo de experiencia fue mi hermana mayor que viajó a Boston. En sus clases practicaban el idioma chateando con una persona del otro país que se les había asignado previamente, en ese tiempo todavía Facebook no era la red social mundial así que la comunicación era un poco limitada. Los otros chicos en cambio practicaban español igualmente conociendo a la otra persona, después de eso era momento de viajar al otro país y verse personalmente. Hay bastantes formas de hacer amigos hoy en día gracias a las redes sociales, pero es difícil encontrar una amistad «online» que viva en otro país y encima se logren encontrar en algún lugar, esta gran oportunidad que ofrecía mi colegio había que aprovecharla y después de que mi hermana conoció a su amiga en Boston, mi hermano también participó en otro intercambio pero esta vez la modalidad fue diferente porque ahora los chicos de EEUU también iban a venir a Ecuador. Esa fue la primera vez que recibimos a un extranjero en nuestro hogar, y era como tener a otro hermano más dentro de la familia.

Y si te puedes imaginar, finalmente yo también tuve mi amigo extranjero :). En mi caso no se nos asignó a ninguna persona antes de viajar al otro país, simplemente cuando llegamos tuvimos que realizar una presentación de la cultura ecuatoriana y bailamos una danza típica del país, luego de eso cada uno tenía que pasar un día completo con una familia. Mi amigo al que me asignaron se llama Alex y en ese momento no sabía que decir o de que conversar con el ya que era primera vez que convivía con una familia extranjera y era un día normal como cualquier otro solo que en un país desconocido y una familia muy amigable y hospitalaria. Antes de ir a su casa pasamos por un jugo helado porque en verdad hacía demasiado calor en Nueva York después nos dirigimos hacia Newark donde el vivía. Cuando llegamos todos me recibieron cordialmente y estaban muy emocionados por tenerme de visita aunque por poco tiempo, cada uno me preguntaba cosas diferentes, desde mi nacionalidad hasta que otros idiomas sabía,
donde es mi país, cuales son sus lugares turísticos, porque decidí viajar hacia allá, yo no me sentía incomodo para nada y la conversación iba fluyendo cada vez más, era como sentirse parte de la familia y en algunas ocasiones con toda la atención hacia ti. Pero después de pasar ese poco tiempo con ellos era momento de irse y continuar con el intercambio. Nos reencontramos nuevamente con mis amigos del colegio y seguimos nuestro rumbo, recorriendo NY y pasándola genial.

El día en que me fui me di cuenta que lo mismo paso cuando el amigo extranjero de mi hermano fue hacia nuestra casa, le preguntábamos literalmente acerca de todo y queríamos que su estadía fuera la mejor. Eso no suele pasar cuando invitas a un amigo a quedarse a dormir por una noche. Conocer a una persona es un placer que no debes negarte, pasar momentos en esas charlas que te quitan la noción del tiempo, descubriendo nuevas cosas que te parezcan diferentes y sigas aprendiendo cada vez más. Solo tienes que aprovechar la oportunidad de conocer a alguien nuevo y mejor aun si es de otro país y habla otro idioma porque esas emociones y charlas que tienes con ellos no lo tienes a diario.

Sharing is caring!

shares