Seleccionar página

Sharing is caring!

«¡Viajar significa simplemente conocer a tu verdadero yo!»

Vivir una experiencia nueva que te haga salir de tu zona de confort, que te rete a ti mism@ y te haga pensar que la vida es una aventura, en donde ocurren cosas que te llevarán a tomar decisiones y solo de ti depende el rumbo que le des y como quieras vivirla. Viajar no es solamente visitar un lugar que viste en Internet y disfrutar de las «vacaciones». Viajar es conocer a una persona nueva, una cultura nueva, pero lo que es más importante, viajar es conocer a la mejor versión de ti. Bienvenid@ nuevamente y si estás leyendo esto es porque quieres saber cómo una persona puede cambiar totalmente cuando experimenta un tipo de viaje en particular. Ese viaje necesita ser especial y único. Aquí te mostraré como en 6 semanas descubrí la mejor versión de mí.

El inicio

Todo empezó en la universidad de las fuerzas armadas (ESPE) cuando salía de clases, de repente vi un estand donde unos chicos estaban haciendo publicidad acerca de un programa de voluntariado global llamado Aiesec. Si quieres conocer un poco más acerca de este programa te invito a leer las Cosas que debes saber antes de tomar una experiencia con AIESEC. Una chica se me acercó y me empezó a contar sobre algunos proyectos de voluntariado que se hacen en diferentes países, sin embargo, esta información fue muy general, y si estaba interesado, ella se iba a contactar conmigo para hablarme de los beneficios, costos, proyectos y detalles más específicos para aclarar cualquier duda antes de tomar una decisión. Pasó un día cuando se contactaron conmigo vía Whatsapp para programar una reunión informativa. Después de agendar la reunión, estaba con mucha curiosidad y debo decir sorprendido porque este tipo de programas te los vende una persona “adulta” (considerada desde los 30 años) no una chica de 22 años. Cuando me empezó a contar un poco más acerca de Aiesec, entendí porque todos los que están dentro de la organización son jóvenes. Los proyectos que maneja Aiesec están enfocados a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, cada proyecto busca solucionar una problemática y generar un impacto positivo. El voluntario que va ayudar a la ONG también desarrolla habilidades de liderazgo. El proyecto que elegí fue “The Andes Way” (TAW) y el país al que viajé fue Argentina a la ciudad de Corrientes.   

Tal vez esta fue una de las mejores decisiones de mi vida ya que también me interesaba otro proyecto, pero en México. En la plataforma (https://aiesec.org/) de Aiesec se encuentra una pequeña descripción del trabajo que vas a realizar y un test de desarrollo de liderazgo que te arroja porcentajes de acuerdo a 4 cualidades de liderazgo, estas son: Orientado a soluciones, Ciudadano global, Autoconocimiento y Empoderar a otras personas. Una semana antes del viaje, Aiesec organizaba el OPS (Outgoing Preparation Seminar) que es un seminario de preparación para todos los chicos que van a realizar su proyecto de voluntariado en diferentes países, aquí nos hablaban de las expectativas, el choque cultural al estar en otro país, todo lo que debes llevar antes de, establecimiento de metas, el propósito de Aiesec y los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Llegó el día de viajar y era momento de “vivir la experiencia”. Estas son las situaciones que me hicieron crecer como persona.

Conviertete en la mejor versión de ti

La llegada

  • Al aterrizar en Corrientes nadie me recibió en el aeropuerto, aunque ese era uno de los servicios que incluía el programa. ¿¿Como lo solucioné?? Solo tuve que comunicarme con la persona que me iba a hospedar y pedirle instrucciones de como llegar.

Hospedaje

  • De un hogar con todas las comodidades del mundo pasar a uno en el que tenía una familia nueva, un cuarto pequeño, un sitio extremadamente caluroso (casi 40℃), nuevas reglas de la casa, horarios de llegada, tenía que cocinar (no es mí fuerte), entre otras cosas. En este momento empiezas a darte cuenta que tu hogar es el mejor lugar del mundo y estar en un ambiente ajeno te hace valorar todo lo que tienes, no solo por lo material sino también las personas que están a tu alrededor. Mira el lado positivo, tenía un lugar donde dormir, estaba conociendo nuevas culturas, el cuarto era pequeño, pero casi nunca pasaba ahí. Tuve que defenderme con lo poco que sabía cocinar y respetar las reglas del hogar.    

Primer día de trabajo

  • Primer día de trabajo: Mis actividades principales eran de marketing para la fundación, buscar empresas o patrocinadores que hicieran donaciones y de esa manera ayudar a los sectores vulnerables económicamente. Cuando llegué a la fundación, el espacio era limitado, no había conexión a wifi y solo había una computadora con acceso a internet que teníamos que compartir entre 4 personas y también con los niños (20) que les gustaba jugar después de acabar sus tareas. Hay que adaptarse a cualquier situación y en ese momento empezamos a organizarnos para poder usar la computadora y aprovechar el tiempo creando anuncios en Facebook, realizando videos y buscando empresas que queden cerca de la fundación. Los celulares fueron una herramienta fundamental ya que teníamos acceso a internet sin wifi y conseguimos que los niños hicieran otras actividades en vez de estar en la computadora.

Viaje a Iguazú

  • Entre los chicos voluntarios planeamos un viaje para conocer las cataratas de Iguazú, cada uno iba a comprar su pasaje en la terminal después del trabajo y nos íbamos ese mismo día (viernes en la noche). Recuerdo que no tuve tiempo para comprar mi pasaje porque se me acabó el saldo de la tarjeta “SUBE” así que tuve que hacerlo en línea. La compra fue rápida pero el problema era que tenía que imprimir mi pasaje, ya era tarde y con suerte encontré un lugar de impresiones. El bus salía a las 21:00, y tenía 1 hora para regresar a la casa, recoger mi mochila con todas las cosas y salir hacia la terminal. No se como lo hice, pero llegué a tiempo. Cuando quieres algo, haces lo que sea por conseguirlo y aunque la historia es más larga, lo que quería era ese viaje a Iguazú y lo conseguí a pesar de todo.

Durante el viaje

  • Durante el viaje: El check out del hotel en donde nos quedamos era a las 12:00 del domingo y nuestro bus de regreso a Corrientes salía a las 21:00, estábamos decidiendo que hacer durante ese tiempo. Tres chicos querían conocer también las Minas de Wanda, pero la mayoría no tenía presupuesto para ese viaje así que nos quedamos esperando hasta la hora. Recorrimos la parte de Misiones y llegamos a la Avenida de las Tres Fronteras. Aprovechamos bastante bien nuestro tiempo, pero al estar agotados por el tremendo calor que hacía, queríamos comprar algo para almorzar. En Argentina tienen una costumbre muy arraigada de “tomar la siesta” desde las 13:00 hasta las 16:00, la gente literalmente duerme o están en sus casas. La mayoría, por no decir todos los negocios cierran y la ciudad entera esta “muerta”. No había ninguna tienda abierta y estábamos fatigados de caminar en ese clima, sin comida ni agua. Luego de caminar por toda la ciudad encontramos una panadería, teníamos poco dinero y logramos reunir entre todos 20 pesos argentinos que nos alcanzó para comprar una bolsa con 6 chipás y una Coca Cola. Nos sentíamos tan afortunados por haber encontrado ese lugar y nos quedamos un largo tiempo jugando cartas. Nunca me hubiese imaginado estar sin comer o morirme del calor en un pueblo desconocido con poco dinero, pero esa pequeña comida fue lo mejor que pude probar.

Conviértete en la mejor versión de ti

¿¿De que forma estas situaciones me hicieron crecer como persona??  Al final de la experiencia y luego de regresar a Ecuador, todos me veían cambiado, como si en verdad fuera otra persona. Yo no lo veía así, pero amigos y familiares se daban cuenta porque ellos son los que no me vieron por 6 semanas y notaron el cambio. Este tipo de experiencias hace que te conozcas a ti mismo, que saques la mejor versión de ti, esa que esta escondida en algún lugar. En mi casa yo no cocinaba para nada, pero ahora me toco hacerlo, nunca me había quedado sin comida, pero ahora me toco adaptarme a situaciones en verdad retantes y aprendí a buscar la solución a esos problemas antes de poner cualquier excusa. Y al final Aiesec tenía razón, el “vivir la experiencia” y salir de la zona de confort te hace desarrollar esas 4 cualidades de liderazgo.

Cualidades de liderazgo

Orientado a soluciones: Ante cualquier reto siempre estaba dispuesto a buscar las mejores alternativas para cumplir el objetivo.

Ciudadano global: No solo por la cultura argentina sino también el conocer a chicos de diferentes países, te hace interesar más acerca de las problemáticas a nivel mundial.

Autoconocimiento: Me di cuenta de lo que en verdad soy capaz de hacer y de lo independiente que soy. Exploté mis fortalezas y mostré pocas veces mis debilidades.

Empoderar a otras personas: Tuve la capacidad de liderar a varios grupos de personas y enseñar a niños para que sigan creciendo y aprendiendo buenos valores.

Ahora es tiempo que vivas tu propia experiencia y compartas los mejores momentos. Y podrás convertirte en la mejor versión de ti.

Sharing is caring!

shares