Seleccionar página

Sharing is caring!

“»Mientras viajas solo, siendo totalmente responsable de ti mismo, ¡es inevitable que descubras cuán capaz eres»

El ser una persona independiente es cuidar de ti. No solamente viajando solo puedes descubrir cuan capaz eres, sino también puedes hacerlo cuando empiezas a valerte por ti mismo. Sin depender de nadie más. Empiezas a manejar tu propia economía, tus decisiones, tu vida en general. ¿Alguna vez emprendiste un viaje solo? Sí, tal vez suene un poco arriesgado, solitario, que no tienes la compañía necesaria a tu lado o que huyes de los problemas, pero déjame decirte que algunas cosas son producto de la mentalidad de la gente, gente que no ha experimentado este tipo de situaciones y tiene una crítica sin argumentos claros.

Bienvenid@ nuevamente y en esta ocasión te voy a describir algunas razones del porque debes viajar solo y dejar ese miedo que te impide hacerlo. Solo hazlo y si tienes miedo hazlo con miedo.

Ciudad Barrios

Podrás vencer el miedo de hacer cualquier cosa

Al tomar una decisión tan arriesgada en donde no sabes lo que te espera y abrazas esa incertidumbre, te llena de un montón de miedos; Miedos que tal vez no habías experimentado antes, pero estando solo, te das cuenta que no vale la pena tener miedo, porque nadie te va a dar ese valor para hacer las cosas, ya sea recorrer largas horas de viaje hacia un lugar, hablar con extraños para pedirles direcciones, pedir aventones o hablar un idioma diferente. Y estarás solo para enfrentar ese tipo de “problemas”.  

Hace poco había viajado hacia El Salvador, muchas personas me hablaban de lo inseguro que es ese país y que no debí viajar hacia allá. Al llegar me había alojado donde una amiga que conocí en Ecuador. Incluso ella me advertía de lo peligroso que era salir solo para visitar diferentes lugares. Un día decidí salir por el barrio, sin mentirles ella estaba tan preocupada que me rastreaba la ubicación desde su celular. Pocos días decidí visitar a otra amiga en San Salvador para conocer más lugares y aunque no lo crean, no hubo día que me quedara en casa con ese miedo de salir a conocer. La aventura inició cuando di el primer paso y vencí ese miedo que todos me habían implantado. Me sentía parte de ese país a tal nivel que una señora en el autobús se atrevió a pedirme direcciones pensando que era salvadoreño.

Templo de El Salvador

Harás nuevos amigos incluso si eres una persona introvertida

Me considero alguien introvertido y tiendo a “escoger” mis amistades tan cuidadosamente y sé que hay muchas personas como yo que les cuesta un poco más crear ese círculo social enorme estando rodeado con otros amigos que hablan sin parar. Déjame contarte que esto NO PASA al viajar solo. Por alguna razón inexplicable, te transformas en otra persona, una más real, que le gusta compartir muchas experiencias y le encanta socializar con personas extranjeras. Empiezas a ser más espontaneo y no te importa lo que piensen los demás de ti. En ese momento consigues esos amigos que siempre anhelaste tener.  

Libertad total

¿Qué es ser libre? Para mi libre significa tomar decisiones por mi cuenta. Sea cual sea el propósito de tu viaje, la libertad que tienes viajando solo es INFINITA, porque tu decides a que hora levantarte, cuando comer, cuando lavar tu ropa, cuando salir a recorrer lo desconocido, cuando quedarte en tu alojamiento. Generalmente cuando viajas en grupo tienes que ponerte de acuerdo en cuales son esas actividades que quiere hacer la mayoría o te toca esperar a alguien porque tuvo que ir al baño. Tal vez perdiste tiempo porque alguien se quedó dormido y se arruinó su planificación del día. Créeme es mejor hacer las cosas que a ti te gustan, comer lo que te gusta, visitar lo que te gusta y si quieres quedarte un día escribiendo un Blog sobre las razones de porque debes viajar solo, PORQUE NO. Del viaje al Salvador aprendí que cualquier cosa que hagas cada día es productiva, porque tu decidiste hacer eso y no sientes que desperdiciaste el tiempo.

Te convertirás en alguien que resuelve problemas solo

Te enfrentarás a muchas situaciones no planificadas y no deseadas cuando viajes solo, especialmente si estás lejos de casa. Cuando llegué al Salvador no me sentí cómodo en el lugar que me recibieron por diferentes razones, en ese momento decidí irme hacia otro lugar, el problema era que NO había otro lugar. Me conseguí un contacto del comité nacional de Aiesec en El Salvador para que me hospedara por una semana. Si desconoces acerca de Aiesec, te invito a leer Cosas que debes saber antes de tomar una experiencia con AIESEC. Después de esa semana volví al lugar donde estaba incomodo, recogí mis cosas y me trasladé hacia San Salvador (donde vive otra amiga), ella me hospedó con gusto y conocí a más personas que vivían con ella. Sea cual sea el problema o la situación en que te encuentres, no habrá nadie alrededor que te pueda dar una solución. Ahí es cuando tu instinto empieza a funcionar y descubres una parte de ti que no sabias que existía antes.

Aiesec en El Salvador

Te adaptas a cualquier situación

Cuando viajas solo, no tienes ese círculo social a tu alrededor, por lo que ves la realidad de las cosas y lo que realmente está sucediendo en el mundo. No puedes ignorar que te encuentras en un ambiente desconocido, no solo por la comida sino también el trato de la gente y las costumbres de ese país. Simplemente te adaptas a esa cultura. Cuando visité un lugar turístico, tuve que practicar el acento salvadoreño para pagar un precio menor de la entrada y que creyeran que soy del propio país. Fue muy gracioso, pero al final no lo logré y pagué el valor de los extranjeros ☹. Debo decir que me esforcé, pero esto es algo pequeño que puede suceder. Otra de las cosas que tuve que adaptarme fue el dormir en un sofá porque no había cama para mí, o bañarme en agua helada porque no había calefacción. Una vez más son pequeñas cosas pero que al final del día no estas acostumbrado a hacer porque eres una persona privilegiada que lo tiene todo y cuando te adaptas a ese tipo de retos, ves la vida de otra forma y empiezas a valorar lo que tienes. De manera objetiva visualizas tus fortalezas y debilidades y mejoras como persona.

Perderte no es tan malo después de todo

Cuando te atreves a viajar a un país desconocido, aprendes más perdiéndote que viendo Google Maps en tu celular. Personalmente siempre consulto mi celular para buscar alguna dirección, el problema es que no existen las rutas específicas para llegar, tampoco sabes cuanto te cobrarán o cuanto tiempo te puedes demorar. No todas las aplicaciones son confiables y deberías estar más atento a la realidad que de la ruta que marca tu celular. Un día decidí conocer la ciudad sin tener un rumbo claro, a medida que caminaba visitaba lugares hermosos y disfrutaba del paisaje. Ese mundo que consideraba desconocido lo convertí en cotidiano e iba aprendiendo cada vez más.

Lago Coatepeque

Te llevas más experiencias que cosas

Los llaveros son los mejores recuerdos que puedes traer de un país, pero ciertos objetos no tienen sentido sin un significado. Guardar experiencias es lo que te llena como persona y te hace crecer. Los momentos vividos no te los quita nadie, cuando un llavero o algo que compraste te lo pueden robar o se te puede perder. Tómate fotografías, graba videos, guarda tus mejores momentos de tu vida y comparte esas experiencias con más personas para que ellos puedan vivir lo mismo y hacer su propia aventura de atreverse a viajar solo.

Tomas más riesgos de los que te imaginas

El simple hecho de viajar solo ya es el primer riesgo, otro es tratar de subir un volcán sin guía o bajar hacia un cráter sin conocer la ruta de vuelta. El Boquerón (cráter) es uno de los mejores lugares que conocí en El Salvador, la ruta de bajada estaba marcada con flechas rojas en algunos árboles. Cuando bajaba me preguntaba porque no hay mucha gente haciendo lo mismo. Había llegado hasta un punto en el que necesitaba bajar un árbol para seguir con la ruta marcada, me armé de valor y lo hice sin tener el equipo adecuado hasta que llegué a un punto sin salida a pesar de haber seguido el camino “correcto”. Estando tan cerca no logré llegar al cráter porque en verdad no estaba preparado para hacerlo. Al subir la montaña tenía que regresar por el mismo camino para no perderme. Tenía que escalar el mismo árbol que me había costado media hora bajar, estaba oscureciendo y estaba completamente solo. La única forma era tomar el riesgo de saber que si me pasaba algo nadie me iba ayudar. Con extrema precaución logré subir y regresar al parque nacional. Era el último en salir y nadie se dio cuenta del verdadero riesgo que pude haber pasado si me quedaba abandonado en el bosque.

El Boqueron

Tiendes a tomarte más fotos

En cualquier viaje las personas se toman fotografías para guardar esos momentos para siempre. En un grupo tienes la ventaja de que alguien lo haga por ti, pero es incomodo esperar a alguien para que se tome una foto en cada esquina, el tiempo es compartido y tienes que seguir a los demás. Estando solo tu decides si tomarte una, dos, tres, cuatro, o trecientas fotos, porque sabes que ese es tu tiempo y disfrutas haciéndolo. Te agrada tu propia compañía. Publicas más historias para compartir con tus amigos y que vivan esa misma experiencia.  

Los Chorros, El Salvador

«Una vez que salgas y comiences a explorar el mundo, querrás verlo todo»

Cuando persigues un sueño y tienes esa pasión de viajar, un lugar te parecerá pequeño y querrás conocer el mundo entero, buscando el mejor hogar, donde te sientas cómodo, rodeado de otro tipo de gente y aprendiendo cada vez más culturas e idiomas.

Viaja solo

¿Te atreves a tomar este reto? Reflexiona nuevamente y ten en cuenta todas las ventajas que te ofrece el viajar solo y recorrer un mundo gigante lleno de oportunidades.

Sharing is caring!

shares